Hoy venimos con una receta que a sido un éxito total, el mes de septiembre donde varios miembros de la familia, servidora incluida, hemos estado de cumpleaños y como todos sabréis lo mas típico en los cumples aparte del picoteo es la tarta que tomamos siempre al final. Pero que me decís si en vez de terminar soplando las velas, ¡sorprendieseis a esa persona soplando las velas al principio!. Estaréis pensando, ¡ehhhhhhh!, si habéis leído bien, soplando al principio…¿Como?, pues con una tarta salada. Porque no hay nada escrito en esta vida, no caigamos en la tentación de repetir las mismas cosas día tras día, año tras año que el resto del mundo. Tan solo por la simple razón de que os digan que es así y no esta bien hacerlo de otra manera. Sed vosotros mismos y nunca dejéis que nadie os diga lo que tenéis que hacer o como vivir. Con esta tarta salada queremos aportar un pequeño granito al cambio, a la evolución y crecimiento personal de cada uno. Da igual que el Mostaza sea el color de moda o si lo que se lleva es casarse en el metro :D, ni siquiera si lo celebráis soplando las velas al principio o al final lo único que importa es que disfrutéis haciendo lo que mas os gusta, se tu mismo, #BuenProvecho

Ser uno mismo en un mundo que constantemente trata de que no lo seas, es el mayor de los logros.
Ralph Waldo Emerson

Consejo

Recomendamos que la tarta no este mas de 15 minutos en la nevera, si es verano no quedara mas remedio, ya que el frió compacta el bizcocho y este pierde bastante la jugosidad.