Después de ver estas galletas pululando una y otra vez por la red, me he decidido a probarlas y tengo que reconocer que era muy escéptica por su ingrediente principal, la crema de cacahuete, pensaba: ¿Como le puede gustar a alguien esto?, una pasta con una pinta de ser cansina empalagosa y demás… ¡¡¡Y resulta que esa pasta con pinta de empalagosa esta para chuparse los dedos!!! Aunque esta crema esta cargada de calorías, no os neguéis por esa razón a probarla, y disfrutarla de vez en cuando; por que lo que importa es mantener un equilibrio (sin excederse con todo, ni privarse de nada). En casa ya forma parte de mis ingredientes básicos como la Nutella 🙂 jejejeje. Pero aviso no espereis una galleta dulce, tiende mas a salada pero esta de vicio, a los niños y ami nos encanta #buenprovecho

Consejo

Las galletas deben colocarse directamente en la bandeja sin papel de hornear, para que nos sea mas fácil marcar el sello sin que se nos agarre.

Consejo

No retirar las galletas automáticamente de la bandeja del horno, aparte de que os quemareis, estarán blandas y se romperán. Respetar esos 2-3 minutos si las dejáis mas también puede ser que se os agarren a la bandeja y luego al querer sacarlas se romperán. Tienen que haberse enfriado pero mantenerse tibias y yo utilizo una rasqueta para soltarlas.