DSC_0018

Se acerca el día de San Valentín, así que nos adelantamos y felicitamos a todos los Valentines y Valentinas. El día de San Valentín para muchos es un día de quebraderos de cabeza, sin ningún significado en especial, nada mas que el comercial. Cuantas veces habremos escuchado la frase de nuestras madres, con un típico: «Ese día es para que compréis, no hagáis caso,  eso es para que compréis y gastéis. Lo que hay, es que quererse todos los días», y razones no les faltan, y mas en los tiempos que corren. Mas fríos que el propio invierno, donde no solo falta dinero, falta el cariño en la mirada de la gente, una sonrisa al dar un buenos días, aunque claro esta que con un bolsillo vacío muchos ánimos no quedan. Pero como dice un dicho: «Hay que mirar el vaso y verlo medio lleno, no medio vació» y lo positivo se contagia así que, a creérnoslo. Luego hay otra tipo de gente, los enamorados empedernidos, los que lo ven todo los días bonito pero San Valentín mucho mas, como para reafirmar, vamos que todo es de color rojo, ¿Pero?¿Por que tiene que ser rojo?. El amor también puede ser rosa, o azul, o verde o cualquier color que este en la gama pastel, por que no, ¿De que color os gusta a vosotros que sea? y ¿que tipo de personas sois, comerciales o románticos?. Por si acaso, nosotros os traemos esta tarta que se adapta a cualquiera de estos tipos, dulce para los que el bolsillo no les permite mostrar una sonrisa y romántica para esos que quieran sorprender a la pareja ese día. Esta tarta es una mezcla entre un brownie y una mousse y tiene la ventaja de que no lleva ningún tipo de impulsor ni harina, lo cual sacara doble sonrisa ya que los celiacos podrán disfrutarla. Feliz día de San Valentín y #buenprovecho

[puregallery]