Como nos gusta lo tradicional, lo casero, lo autentico, hemos apostado fuerte por unas deliciosas albóndigas con una deliciosa salsa hecha con mucho mimo y algo primordial como un buen fumet de carne. Con esta receta os transportaremos a la niñez, cuando llegabais del colé entrando en casa corriendo preguntando: ¿Que hay de comer?, y antes de que le diera tiempo a vuestra madre o abuela a contestaros, un agradable aroma a albóndigas inundaba vuestros sentidos y os paralizaba, mientras pensabais ¡¡¡Siiiiii, albóndigas tooomaaa!!!. Pues aquí os las dejamos para que podáis volver a recordarlo o incluso podérselo hacer sentir a vuestro pequeños.