Strata de brunch

Strata de brunch

Hoy os traemos una receta de origen americano que os va a permitir aprovechar los restos de pan del día anterior y sobre todo lo más importante es que está buenísima. Os iremos dando maneras de aprovechar los restos de pan tan cotidianos en una casa, pero empezaremos por esta receta que viene pegando fuerte desde hace algún tiempo en nuestra casa y en general, parece que está de moda. Esta comida se realiza el día anterior y en América se suele comer sobre las 12 de la mañana, este horario no se adapta mucho a las costumbres españolas así que nosotros la movemos a la hora de la comida.

Ingredientes

Pan Baguette
2
Pollo
500 Gramos
Bacon
250 Gramos
Champiñones
250 Gramos
Huevos de gallinas felices
5
Leche
500 Mililitros
Cebolla
1
Mostaza de Dijon
1 Cucharadita
Mantequilla
1 Cucharada
Queso Parmesano
Queso Cheddar
Sal
Pimienta

Cocinado: 120 min
Preparación: 20 min
Raciones: 6
2 4,5

Preparación

Limpiamos los champiñones con un paño húmedo, los laminamos. Cogemos una sartén y echamos un chorro de aceite de oliva. Sofreímos la cebolla y una vez lista la reservamos en un plato. Añadimos el pollo a la sartén y lo sofreímos removiendo de vez en cuando para que se sofría por igual a fuego medio sin que se llegue a dorar durante unos 5 minutos aproximadamente. Agregamos el bacon y  los champiñones, removemos para que se sofrian, salpimentamos y dejamos otros 5 minutos. Añadimos la cebolla, lo mezclamos bien, lo apartamos del fuego y reservamos. Cogemos una fuente y la untamos con aceite de girasol o mantequilla. Cogemos las barras de pan y les quitamos la corteza intentando dejar la miga lo más entera posible, para cortarla en dados. Cubrir la base de la fuente con mitad del pan, agregamos por encima cuidadosamente otra mitad de la mezcla de pollo intentando dejarlo uniforme. Rayamos por toda la superficie con los quesos parmesano y cheddar. Repetimos los pasos otra vez con el resto de pan y de mezcla de pollo. Rayamos nuevamente los quesos por encima y reservamos un momento. Cogemos un bol añadimos los huevos y los batimos, agregamos la leche, la cucharada de mostaza de Dijon, salpimentamos y batimos nuevamente para mezclar todo. Vertemos esta mezcla muy despacio sobre toda la bandeja anterior, distribuyendo bien el líquido por toda la strata. Apretamos con las manos la strata para que todo el pan quede bien empapado en la mezcla de huevo, tapamos con papel de aluminio y lo guardamos en la nevera hasta el día siguiente. Al día siguiente nada más levantarnos sacamos la bandeja de la nevera para que se atempere. Una hora y cuarto antes de comer, pondremos el horno a precalentar a 170ºC, cuando el horno esté listo le retiramos el papel de horno a la bandeja y la introducimos en el horno durante 1 hora aproximadamente, estar lista cuando esta doradita y el huevo haya cuajado. Si se dora demasiado a media cocción volver a tapar la bandeja con el papel de aluminio. Pasado este tiempo retiramos del horno y dejamos reposar 5-10 minutos.